Lugares que inspiran: Barichara




Cuando los costales dejaron de fabricarse con fibras naturales y empezaron a hacerse a partir de materiales sintéticos, muchas familias de Barichara se quedaron sin ingresos y tuvieron que replantearse qué podían hacer con el conocimiento que tenían de la transformación de fibras en productos.


Desde el 2001, el taller de papel se convirtió en uno de los principales generadores de empleo de Barichara. Sus artesanos empezaron a hacer experimentos y descubrieron que podían fabricar papel a partir de fibras naturales y que este podía transformarse en objetos artesanales con aplicaciones artísticas, como en la fotografía, grabado y la serigrafía. Incluso, su papel era útil para usarse en libros, lámparas, libretas y en industrias como anillos aislantes de calor.


Aquí podemos ver el proceso de colado para la fabricación del papel

Belisario Betancur y sus hijas empezaron La Fundación San Lorenzo, que desde 2001 se dedica a la fabricación del papel artesanal y, con ella, a mejorar la calidad de vida de las familias de Barichara. Las madres cabeza de familia de la zona son de las que más se benefician de este oficio milenario.



Ella es Serafina, trabaja en la fábrica desde que empezó en 2001

Lo más lindo de este taller son las personas que viven apasionadas por el proceso tradicional y natural de la fabricación de un producto tan cotidiano como el papel. A Serafina y muchos otros pobladores de Barichara les apasiona el proceso artesanal y la versatilidad de sus aplicaciones.


Como quienes los visitan, los artesanos de Barichara vibran con el cuidado que requiere su trabajo, la suavidad y versatilidad de la texturas que crean y los colores que pueden darle a su papel, con pigmentos tan naturales como la cebolla o la remolacha. 



Hoy, los habitantes de Barichara quieren transmitir estas técnicas a las próximas generaciones, quienes además de seguir generando empleo y turismo en la región, continuarán contribuyendo al cuidado del medio ambiente. Yo no he estado aquí, pero desde que una amiga me hablo de este lugar, quiero tener la oportunidad de conocer lo que hacen e inspirar mi arte con el suyo. Sin duda, Colombia no deja de sorprendernos.

Gracias por compartir conmigo sus lugares llenos de historias, especialmente historias así de hermosas.

ÍNDIGO.


Fotos: Elisa Escobar

Edición: Ana María Uribe

19 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Hola!